pasa por mi pupila

Loading...

La fotografía es el hecho de plasmar un sentimiento en blanco y negro y a todo color
cuya curvatura se define a la perfección
entre el embrujo de las partículas del arco iris.



Encarni Mancebo






lunes, 9 de diciembre de 2013

Japi Niu Ouh Yeah

Japi Niu Ouh Yeah by Cani Mancebo
Japi Niu Ouh Yeah, a photo by Cani Mancebo on Flickr.

Y ahora, voy a ejecutar una canallada.

La que te parió durante cinco días con sus cinco noches debido a la cogorza que agarró como consecuencia de la ingesta de una barrica de ron infectada de bronquitis asmática, tuvo, de nuevo, sus más y sus menos con algunos vándalos, uno de los cuales volvió a dejarla preñada.

Esto que te cuento, no tendría menor importancia si no fuera porque he de anunciarme, mi querido grumetillo, que tienes una hermana pequeña. Eso sí, de madre. El padre vete tú a saber.

En esta ocasión también se barajan, según ella cuenta, varios candidatos a tal puesto que aún andan, años después, jugandose a las canicas el papel. Sin lacra.

Todo porque a uno de ellos le llegó el chivatazo de que tu abuelo por parte de madre, escondía uno de los mayores botines nunca vistos. Los botines se los apañó de la juguetería de la esquina, que yo me lo sé, pero –por mi honor- no pienso chivarme.

Digo yo que si nunca lo vieron, para qué se la juegan, pero como estamos atravesando tiempos de crisis, supongo que por ahí vendrá (o irá –en función del billete) el asunto.

Así es, he dicho crisis. Llevamos un tiempo que no merece la pena ni asaltar un buque de tres al cuarto. Las bodegas están repletas de ratas y los piratas se venden por un maravedí cualquiera.

El mes que viene tenemos junta con la Asociación de Gitanillas sin Lunares. Es posible que también vengan los del Patronato de Moteros sin Escape, pero eso depende de que les de tiempo a llegar tras hinchar 4.000 huecos de rueda a pulmón. Veremos qué pasa. Y si no pasa, que adelgace.

Tu hermanita se ha empeñado en enseñarme cómo se baila un vals. No tengo ni idea qué puñetas es eso. Nunca me lo enseñaste. Además resulta aburrido, no puedes tocar al contrincante, por lo tanto, me pregunto cómo –de esa guisa- podría quedarme preñada de otro en caso de que me diera el arrechuchón. Ve tomando nota en tu cuaderno de bitácora y cuando vengas me lo explicas … eh-eh … pero sin tocar, eh, machote !! Ya sabes que los pañuelos que llevo pegaos a la cintura son míos y de nadie más. Y no, no te pienso dejar tocar ni el negro, que también es mío. Ea.

Bueno, puedes tocar la bandurria. Aunque desafinas tanto como tu Pepito Grillo.

Ese sí que es un buen personaje. Te recuerda no sabes cómo, a pesar de las muchas palizas que le propinabas en el ojo derecho que no tiene y las veces que se lo sacaste para jugar con él a las canicas. Pobretico, echa en falta que le saques el otro de vez en cuando aunque sólo sea para jugar a la gallinita ciega como manda Belcebú-blá-blá-blá.

Ayer, al filo de Punta Navaja, en el sinfin de los confines, guiándome el último ojo te ví, y te fotografié nadando delante de un tiburón (era más bien un calamar, pero quiero dejarte bien) –bueno, más bien perdiendo el culo delante de él-. Vaya pintas que tienes. Eso no se arregla ni con fotochó. Uis, qué digo, si nada de esto existe … ni –casi- yo, tampoco.

En fin, marcho de nuevo. Esta vez me voy con un nuevo enemigo. Dice que se llama Orlando, que es educado y generoso y yo no me fío un pelo porque pelo no tiene y el alma no se la puedo ver porque está en los huesos que, por cierto, para un buen caldo vendrían de cine en estas fechas.

Creo que se ha comido la navidad. Dice que no, pero a los hechos me remito. Mira lo que lleva puesto y luego me cuentas.

Ya te lo presentaré … o no …

______________


A GINÉS, mi Capitán de Paco_tilla. No te olvido.

____________

A Paco y Arnaldo, compañeros de viajes fotográficos varios a quienes, de cuando en cuando, les juego la faena de acunar el alba o el ocaso junto a ellos. Ahora sabéis por qué, aquello, era una quilla redonda.

A Orlando, sin cuya maestría, todo este tinglado, hubiera sido meridianamente imposible.

________________

No usar esta imagen sin mi autorización. © Todos los derechos reservados.
Please don't use this image without my explicit permission. © All rights reserved.

miércoles, 30 de enero de 2013

pintando mi vida (1/2)

pintando mi vida (1/2) by Cani Mancebo
pintando mi vida (1/2), a photo by Cani Mancebo on Flickr.

¿ Cuántas veces has deseado hacer borrón y cuenta nueva ? ¿ Cuántas veces soñaste borrar un trozo de tu vida o a alguien que en ella se introdujo como de soslayo, sin permiso de pernocta ?

En ocasiones uno sueña con encontrar su particular lámpara mágica de Aladino y obtener los 3 deseos del genio.

Poder. De borrar. El poder de borrar la pintura en el lienzo de tu vida observando desde el blanco y negro.

Hasta los taitantos no habría borrado nada ni a nadie de mi vida ... Cómo cambian los cuentos pasados ciertos momentos ... Creo que voy a volver a coger un lienzo. Mis dedos aún huelen a aceite de ricino, a óleo … los pinceles … Con el alba, quedaré observando el blanco del tejido y esta vez empezaré al revés. Cuando sepa por dónde borrar, comenzaré de nuevo a pintar. Será mi particular y único deseo al genio de la lámpara que algún día aparecerá. Por cierto, ¿ no es aquél bajito barbilampiño con puntiagudo gorro y traje rojo que asoma en lo alto de la chimenea ? Ayúdenme a alcanzarle. Que alguien me preste una escalera para subir al madero y a yudar a … Uis, creo que me he ido de cuento en cuento … :O

lunes, 6 de febrero de 2012

Verde y Oro

Verde y Oro by Cani Mancebo
1978. Cuatro meses entre Plouigneau y Morlaix. Departamento de Finisterre. Región Bretona. Francia. 14 años (de entonces).

Corría ya el mes de junio y había superado con creces el que mis tías sólo me hablaran en francés. Ni una sola palabra en castellano. Interdit. Absolument interdit.

Algunas tardes transcurrían frente al tocadiscos entre canciones de Moustaki, Brassens, Christophe, Claude François, Michel Sardou, Françoise Hardy, Bobby Solo… y algunos grupos cuyos nombres ya no recuerdo mientras leía las letras en la parte posterior de singles y LP’s para ir haciéndome con el idioma escrito, incluso conocí el “Je t’aime, moi non plus” de Jane Birkin y Serge Gainsbourg que, por supuesto, estaba prohibida en España.

Bueno, a lo que voy. Bajo el tocadiscos, en aquél apartado, todos juntos, singles españoles y por unos minutos mi tía me había dejado sola en casa. Podía escuchar alguno sin que tuviera que notar la bobería lacrimógena-febril (vocabulario adolescente, perdón) de cada vez, allá en España.

Un single de Juanita Reina con cinco canciones, entre ellas “Capote de Grana y Oro”. El atuendo de ella en portada y ese título me llamaron la atención y coloqué la aguja en la línea que correspondía para que comenzara a sonar. Tragué saliva. Por delante de mi no mirada, comenzaron a desfilar imágenes de bailes años antes, pasodobles que aún bailábamos en casa papá y yo apartando la mesa del salón, yendo al mismo son, como decía la canción. Seguí tragando saliva. Bastante.

Después otro single o LP, no sé. Sonó “Suspiros de España”. Y empecé a ver imágenes de bailes con papá, de tortillas de patatas de mamá, de mis hermanos, (incluido Txema que demostró echarme tanto de menos y me sorprendió tanto …) de mi cuadrilla, de las chuches, del olor a sol, del sabor que tiene el aceite, las pipas (que allí sólo se las comían los loros), de los turrones, aceitunas, de la gitana, la silla y el sombrero cordobés que teníamos sobre la tele (como media España y la otra media), del toro, de la limonada de la Calle Mayor y mi Virgen de la Caridad, de las sardinas de Santurce recién sacadas de la barca, de mi parka amarillo y mis botas para subir al Pagasarri … y hasta del infernal ruido español … Esta vez dio igual que tragara lo que tragara. Es más, creo que no tragué ni una pizca de saliva … y la había escuchado docenas de veces en casa, allá en mi verde España de esperanza, dorada de aceite andaluz.

Se lo conté a mi tía. Charlamos. Compartimos. Vi, entonces la España profunda, los abuelos que perdí de cani, la postguerra, las sonrisas de oreja a oreja y el cha-cha-chá. Comprendí entonces por qué se suspiraba tanto por la piel de toro cuando se la tiene lejos. Esa noche me gané una tortilla de patatas pronunciada en castellano.

Hace uno tiempo he estado en Ronda y conocido, entre otros, el Museo de la Real Maestranza de Caballería. Esta chaquetilla me llamó especialmente la atención. Cuando leí que un cartelito rezaba “ Chaquetilla de *Manuel Rodríguez “Manolete” “ comencé a rememorar aquello que he relatado más arriba, 33 años atrás, pero sin lágrimas pues no estaba sola.

Hoy, mientras proceso la chaquetilla verde y oro del Maestro Matador, vuelvo a escuchar su pasodoble, alguno de Jorge Sepúlveda que me cuesta encontrar por internet, lloro con amargura tantísimos años de pasodobles con mi padre que quedaron atrás –particular maestro matador-, ocultos tras un tupido velo, algunas tardes con él en plazas de toros, fotografías, tomavistas, películas 8 mm., risas, risas, risas, despacho, Semana Santa, zarzuela, libros, sellos, billetes, bravura y temple, muchos paseos en Vespa, a caballo y muchos más aperitivos en Pozas, en Iturribide, en las Siete Calles, en todas las Mejilloneras. Y ya.

Termino con “Viva el pasodoble” de la Gran Rocío Jurado. Bueno no, voy a terminar enjugándome las lágrimas y metiéndome un pedazo de tortilla de patatas entre pecho y espalda que no se la salta un galgo.

Oro - plata, sombra y sol en mi caminar. Ya en el ruedo, la corría terminó.

¡¡ Viva el pasodoble que hace alegre la tragedia, viva lo español. !!

*Manuel Laureano Rodríguez Sánchez “Manolete” nace el 4 de julio de 1917 en Córdoba y fallece el 29 de agosto de 1947 en Linares, (Jaén). Es entonces cuando Juanita Reina habla con Rafael de León para que le componga un pasodoble sin nombrarle y manos a la obra, sin dilación, se ponen los Maestros Quintero, León y Quiroga. Ese pasodoble se titula “Capote de grana oro. Su madre se llama Mª Angustias.
 La mía, también Maestro  ¡ va por Usted !”


martes, 15 de febrero de 2011

thanks ...



... for nothing.
.
.
.
... porque JAMÁS sentí, pensé, dije ni diré a un amigo/a que mi amistad se la demostré con creces.
.
.
.
Luego, el silencio trasciende tras el paisaje transfigurado ...

... Sólo queda el lodo húmedo y resbaladizo de quien lo dijo por sentirse crec_ido.

:::

Dedicado al león con piel de cordero que escupe honorarios por su amistad y a quienes hacen con la amistad lo que los niños con los globos que, por jugar con ellos los pierden y por perderlos ... lloran.

:::

A mis amigos y amigas GRACIAS por la gratuidad de vuestra amistad porque yo sí que os la agradezco con creces.
[A todos menos a uno (of course)].


:::

( Y a tod@s aquell@s que me espiais como marujas/porteras -que no es lo mismo que "seguir"-, como decía el gran Luis Eduardo Aute " Que te folle un pez " -pero que sea pequeño que, grande, os daría gusto y hoy, no estoy generosa, játétú-).


He dicho. ¡ Que siga la fiesta !


jueves, 10 de febrero de 2011

rayos caóticos ( y truenos )

rayos caóticos ( y truenos )


Cuando yo era cani, los aparatos de televisión estaban formados por una gran caja con un culo grande y feísimo donde se albergaba el corazón del aparato.

Era un tubo de rayos catódicos que, cuando se estropeaba, podías dar por muerto el aparato en cuestión.

Sabíamos que el tubo se había roto porque sólo veíamos una pantalla negra con un punto blanco en el centro y en ese momento, podías tirar el televisor a la basura porque ya no valía una mierda.

Mi padre se encargó de que nos hicieran el primer televisor de esas características cuando yo tenía entorno a los 8 años y como él lo encargó, creí que nos duraría toda la vida.

El día que se le fué el tubo y apareció aquél punto blanco en medio de la pantalla, mi padre dijo " ... se le acabó la pila ... " y yo, como una imbécil, seguía mirando aquél punto blanco con la esperanza de que apareciera de nuevo la imagen, la luz.

Evidentemente le repliqué. Le dije que si había un punto blanco aún había esperanza de que apareciera la luz ...

Estuvimos un tiempo sin televisión y un día me encontré el aparato puesto en su sitio.

Dando saltos de alegría le pregunté a mi padre si ya lo había reparado y sonriéndo_me, me dijo "Enciéndelo ... a lo mejor, se hace la luz."

... y la luz, se hizo.

.
.
.
.

Ojalá se pudieran sustituir todos los tubos catódicos estropeados de nuestras mentes y que, desde el exterior, nos siguieran viendo igual, como yo veía aquél aparato de televisión ...

Punto y ¿ luz ?

Son_idos ... Locuras ...

No me hagas caso, nena ... estaré cortocircuitada o tal vez con el tubo roto ... tal vez no encuentre tubo de rayos caóticos de repuesto ... Seguro que no ... Lamentablemente las cosas ya no se reparan : directamente ... se tiran. Y yo, soy una cosa.

¿ Algún electricista en la sala ?

miércoles, 9 de febrero de 2011

la roja y yo

SS.MM. La Alhambra de Granada

Comenzó a caer la noche entre un recital de rojizas texturas, epicúreos aromas a sándalo, mirra y jazmín salpimentados con sublimes gotas de agua que el cielo nos regalaba para bienes de nuestras dermis, nuestros sentidos y nuestras tierras.

Festín nocheviejero que me dí, contemplando cómo unas luces caían al tiempo que otras lucían y al lucir, renacía de nuevo, pletórica, La Roja.

Allí estaba. Insolente. Como siempre. Atrapando y atrapándome, para variar.

al Qal’at al-Hamra vuela hasta su cielo fantástico y mi imaginación con ella, a su lado. En ella se acurrucan juntas una botella de champán, bombones de los mejores y especiales yemas para paladares de otras latitudes … y caricias perdidas en el aire . Todo se queda en blanco. En limpio. En estado puro.

Pasan las horas y la confusión entre fantasía y realidad se entremezclan con azotes de sensibilidad andalusí de quienes allí estuvieron, quienes nunca fueron y a quienes –con rotundidad- se les quedará el alma.

... y entre tanto y cuanto, el lacónico flash de una maldita cámara me despertó de aquél sueño al que llegaría con amanecer mitológico.

Enfundé mis trastos, abrí mi paraguas y propinándole mórbidos lametones con mi mirada, me despedí de ella … hasta el año que viene.

Espérame. Volveré a ti. Como siempre. Es una amenaza ... o dos.


sábado, 29 de enero de 2011

El llorón



encaramado a la luna

¡ Qué melancolía en esta tarde de primavera !
Estoy sobre la hierba de la urbanización, tumbada bajo el sombrero de uno de sus árboles. No recuerdo la especie, pero da igual. Me da sombra. Me cobija. Es lo que -quizá- ahora busco.

Mi pecho fundido en la tierra, mis piernas en alza como jugueteando con la brisa que ahora se entremezcla bordeando los huecos de las ramas de este llorón. Sí, así le llaman a éste árbol 'llorón'.

Cambio de postura y mi espalda se acurruca en su lomo, en su tronco, pegadita a él para no salir de ahí. Mi cabeza está igual que mi mirada ... boba, tonta, inerte y a la vez buscando o perdiendo algo ... no sé qué ...

Conocí estos árboles en mi juventud, allá en lo alto de la piel de toro: en el norte de España. Siempre me parecieron bellos y una vez soñé con tener uno de ellos en el que sería el jardín de mi hogar.

Ahora, tengo uno a mi lado. Uno al que acaricio cada mañana cuando abro la ventana de mi alcoba. Lo acaricio para no dañarle, para no moverle las lágrimas que sobre él sostiene. También lo vuelvo a acariciar al cerrar la misma pues ya me tiene cierto apego y casi se mete dentro de esos aposentos. El, me alegra cada mañana.

Pero hoy, es una tarde de primavera cualquiera. Se oye el chisporrotear de algunas voces que vienen desde el centro de Madrid a esta Sierra de Guadarrama. Yo estoy sola y no oigo a nadie, o no quiero oir porque estoy sola.

El trino de los pájaros acompañan mi melancolía ... alguna que otra hormiga perdida escala mis brazos no sé si -tal vez- susurrándome unas caricias con sus patitas o pensando que hay viento en el Everest.

El ocaso llegará dentro de poco ... No vivo sola pero es como si viviera así ...

Sonreiré, no lo dudes ... hay que disimular. Otra cosa, no me servirá de nada o, si acaso, de acabar como este árbol que ahora me da cobijo: llorando.

No sé qué hago aquí ... en realidad, debería estar poniéndole un tapón de corcho a algún volcán o vendiéndole un Chupa-Chups a la luna o quizá escalando El Libro Gordo de Petete, aunque ir dando saltitos a la pata coja de aquí a la Patagonia tampoco estaría mal ... En fin, pensaré en Viena.

¡ Qué bien huele bajo mi llorón !, ¡ qué pena tener que compartir este olor a solas con mi atardecer y esa cegadora luna llena !. La melancolía comienza cuando el amor acaba -decía mi profesor de Filosofía en 3º de B.U.P.- ¿Viene, entonces, el amor ... a borbotones? ¿Dónde estás ahora para que me respondas ?

... creo que me enamoraré de ti -si existes-, el día que seas capaz de plasmar el sonido de una lágrima sobre un lienzo de pintor. Yo, soy incapaz de hacerlo. Y soy, una llorona.


fase Rapid Eye Movement

fase Rapid Eye Movement
Después de más de 50 años, la casa del abuelo estaba cerrada a cal y canto. Hinchadas las maderas por el paso de los años, una vez abiertas las ventanas de la alcoba para ventilar, ya no las pude cerrar.

El calor del viaje fue insoportable. Cuarenta y cinco grados a la sombra y me chorreaba todo … casi hasta lo que no se puede nombrar …

Caí rendida, boca abajo, sobre el viejo colchón de algodón después del largo viaje y aquella ducha de agua fresca que me di en el patio del tragaluz, hasta calmó un tanto esos bajos instintos que, durante días, llevaba acumulados.

Hacia la media noche sentí demasiada brisa que entraba por la ventana de la habitación y, medio adormecida, tiré del tirante del camisón negro satén que guardaba en mi maleta, aquel que me regaló Luis. Mis riñones necesitaban calor. Era todo.

Ya en fase REM sentí cómo el camisón se deslizaba lentamente hacia mis pies, como si alguien lo estuviera guiando con su boca, pues la puntilla del mismo rozó mi entrepierna y lo que entre ellas hay … ¡¡ Ay Dios !!

La pieza de raso negro seguía deslizándose al tiempo que fui sintiendo cómo la humedad se hacía entre el colchón y yo y algo muy suave comenzó a fisgonear ahí dentro … Me estaban comiendo el coño y ni me moví …

El abuelo siempre decía que a mil millas a la redonda ni los búfalos nos oirían, con que … para qué pedir auxilio … y papá siempre decía que si un día me encontraba en situación de violación, no forzara porque sería peor para mí, con que me dije “nena, relájate y disfruta … no te queda otra”.

Fuera de quien fuera aquella lengua que empezó a chuparme dulcemente y acabó comiéndome a lo bestia todo mi húmedo coño, era una de esas maravillas que habría que conservar en formón.

Ni una sola palabra y con el único movimiento de mi cuerpo, sentí unas manos fuertes y grandes sobre mi culo que invitaban a que éste se levantara y obediente, así lo hizo.

La lengua no paraba de juguetear entre mi coño y mi culo y mis pezones estaban a punto de estallar. El pecho henchido y creo que hasta se elevó dos tallas más. Eso iba a reventar cuando las manos de aquél varón los cogieron con ansia y con una suavidad pasmosa comenzaron sus dedos a dibujar los pezones mientras mi entrepierna sentía que algo duro y largo andaba basculando por ahí … y casi no me enteré cuando me ensartó al tiempo que agarraba mis muslos y me echaba hacia atrás sosteniendo mi esternón y el pubis con aquellas manos …

Diossssss, qué polla tenía el gachó. El hijo puta me la estaba clavando bien en todo mi coño que seguía chorreando como una babosa en puto celo …

Con un golpe seco que se escuchó a pocos metros, aquél varón sólo dijo tres frases : “ahora te toca a ti”.

Apresuradamente sacó su cipote y se oyó un “glub” que dijo mi coño como haciéndose notar que le faltaba algo … y fui a voltearme cuando inclinándome de la cabeza hacia el colchón, no me dejó moverme …

El aire que notaba entre mi coño y donde estuvo él, estaba frío y eso hacía que mis instintos más básicos se revolucionaran aún más. Uffffff … porque no sabía cuándo la iba a meter de nuevo !!

Se deslizó de la cama al suelo y durante unos segundos (eternos) me sentí sola, triste y abandonada. Pero duró poco. Al pensamiento no le dio tiempo a más cuando me ví que había algo en mis labios y que al tiempo que los abría, por los otros, por los labios de abajo, otra cosa grande tan gorda como la anterior, entró de nuevo … para quitarme el frío de la seta que caldeaba ya a alta temperatura.

Dos. Dos pollas entraron aquella noche a casa del abuelo para follarme como condenadas … y yo sin poder gritar porque ni los búfalos me iban a escuchar en mil millas a la redonda, me puse manos a la obra y emprendí el camino de “me voy a comer este pedazo de polla por arriba, por abajo, por delante, por detrás, de costado, redondeado y en diagonal … “. Me la tragué entera con ansia, premeditación y alevosía.

La otra no paraba de entrar y salir, entrar y salir … la condenada, a veces dejaba dentro sólo la puntita y mi coño se desprendió de mi cuerpo yendo en su busca … sólo quería polla y más polla. Mi coño quería ser follado hasta el éxtasis (y así lo pedí a gritos “ Fóllame. No pares de follarme … no paressss … !!”) mientras mi boca se divertía con el otro pollón que tuvieron a bien introducir en mi sedienta boca hasta que los gemidos del gachó comenzaron a invadir tanto la estancia que en un desespero espetó su segunda y urgente frase “ ¡¡ espera, no sigas !! “

A ese grito, la segunda polla se paró ¡¡ maldita sea !! para encontrarme de inmediato con cuatro manos sobre mí que giraban mi cuerpo. Dos cogían mis muñecas y las otras dos, mis caderas. Con firmeza. Con contundencia. Con energía.

Imposible ver la cara de ninguno de los dos, pero al menos ya sabía que habían dos cuerpos firmes pegados a unas pollas con ganas de dar caña a aquel cansado pero húmedo coño …

Creo que cambiaron las pollas porque ésta otra con la que me encontré en mi boca, tenía forma distinta y distinto sabor, pero seguía siendo un manjar de truhanes. Unos huevos de escándalo, de esos que se dejan hacer y se pierden entre los dedos y entre la boca … uhmmmmmmmmmmm

Piernas en alto, volví a ser ensartada en todo mi coño al tiempo que sacaron la otra polla de mi boca para divertirse con mis tetas. ¡¡¡ Diosssss, no me pueden chupar los pezones así, porque me vuelven loca ¡!! Uffffffff

… y llegó la tercera frase o fase, como tú prefieras, jeje … “ tú arriba “ y antes de que pudiera reaccionar, tenía la otra polla metida en mi culo ohhhhhhhhh … ¡¡ dos pollas sólo para míiiii y a la vez !!

… ufffffffffffffffff …

Tengo que venir más veces a la vieja casa de la aldea, a que me quiten el polvo aquellos dos cuyas caras y nombres, después de varias sesiones, aún desconozco …

Qué malo es el calor y las aldeas vacías de gente … Te hacen tener pesadillas como si estuvieras en Elm Street, hermana. Cuídate de venir por aquí en otros 50 años … y de mi parte, dale recuerdos a REM.









Ya aprendí ...

¡¡¡ é mío !!!
.- que la vida es como un rollo de papel higiénico: mientras más se acerca a su final, más rápido se va

.- que estoy contenta porque Dios no me haya concedido todo lo que le he pedido

.- que son las pequeñas y cotidianas cosas de la vida las que la hacen tan espectacular

.- que muy dentro de cada persona hay alguien que desea ser apreciado y amado

.- que Dios no lo hizo todo en un día así es que no sé qué puñetas hago yo pensando que podré con todo en un día

.-que el ignorar las cosas, hechos y personas, no las cambia

.-que es el amor y no el tiempo, el que cura las heridas

.- que no hay nada más dulce que dormir con bebés y sentir su respiración en mis mejillas

.- que nadie es perfecto hasta que te enamoras de él

.- que la vida es dura, pero yo soy más dura

.- que las oportunidades nunca se pierden, las que tu desperdicies, alguien las encontará

.- que si albergas amargura, la felicidad buscará otro sitio como albergue

.- que digo 'te quiero' a quien quiero, tantas veces como quiero, para no arrepentirme después

.- que nada tiene que ver un 'te quiero' con un 'te amo', que a mi perro le quiero pero no le amo

.- que no puedo escoger cómo me siento en el día a día, pero sí actuar al respecto

.- que cuando un bebé recién nacido te agarra un dedo con su pequeña mano, te ha agarrado para toda la vida

.- que todos quieren vivir en la cima de la montaña pero toda la felicidad y crecimiento ocurren mientras están escalándola

.- que debo aconsejar a quien considero en amistad aunque no me lo pida

.- que un consejo es un consejo y no una obligación

.- que puesto que ya tenemos parejas de heterosexuales y de homosexuales, no te me inventes otra sub-pareja heterosexual diciéndome que no somos pareja porque 'par' viene de 'dos'

.- que no me canso de repetir que no es el tiempo sino el amor el que cura las heridas ...